Francia exige que no se toque su cine

Diego Ricol Freyre escribe sobre la petición de Francia de excepción cultural ante acuerdos comerciales

La excepción cultural contempla que no se negocien productos culturales, entre ellos el cine.

Diego Ricol Freyre

Se está jugando una importante carta en el ámbito económico y comercial de los dos bloques más poderosos del mundo, la Unión Europea y Estados Unidos. Las condiciones del trato no han agradado a muchos, entre ellos a Francia, que exige que su industria cinematográfica quede fuera de las negociaciones, procurando así la separación del cine galo de Hollywood.

Para algunos quizás parezca un capricho de Francia, pero creo que tienen cómo justificarlo. El acervo cultural está en juego y eso es algo que los franceses se toman muy en serio, debido a las fuertes raíces y tradiciones que han forjado una herencia que los enorgullece y hace quedar muy bien, es parte de su identidad como nación.

La posición es irrevocable, Francia quiere fuera del negocio, ahora y para siempre, el sector audiovisual. Algo en lo que han cultivado un tesoro.  “Excepción cultural” es por lo que pelean. No se sabe en qué parará esto, ya que la negativa de Francia es un freno a todo el proyecto que plantean entablar Estados Unidos y la Unión Europea, en la que Francia tiene voz y voto, pero no sabemos si es tan fuerte como para que accedan a su pedido.

Fuente: europapress.es
Imagen: espanol.rfi.fr

Comments are closed.